PERAS AL VINO DULCE



Esta receta es todo un clásico de las fiestas navideñas en casa de mi amigo Abel, es su postre estrella. Quizás por eso y por el temor de no estar a la altura, en la ejecución o presentación del mismo, he tardado tanto en ponerme manos a la obra. Es que Abel no sólo es un manitas en la cocina, también es un auténtico experto en fotografiar aves, hace unas fotos preciosas y tiene una pasión por estos bichejos que de verdad contagia. Si quieres ver las maravillas que capta con su objetivo pásate por Afotando pol pedreru


El papelito donde me anotó los ingredientes lleva mucho tiempo dando vueltas por casa, marcando hoy un libro de cocina y mañana otro, esperando siempre su turno con paciencia infinita. Hoy finalmente he visualizado la presentación y he decidido compartirla.

Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes
3 kg de peras
1 taza de vino dulce Sanson
1 taza de licor de anis
4 palos de canela
10 cs de azúcar
agua


Retiramos la cáscara de las peras con un pelador, así quitamos apenas masa de la fruta y nos quedan más redonditas a la hora de presentarlas. Las colocamos en una cazuela ancha y reservamos.

Hacemos un almíbar, añadimos el vino, el licor y removemos bien. Vertemos este líquido sobre las peras y dejamos cocer a fuego lento aproximadamente una hora. Comprobando que no se agarren al fondo y añadiendo un poquito de agua en caso necesario.

Retiramos la cazuela del calor cuando veamos que están cocidas y dejamos enfriar a temperatura ambiente para luego refrigerarlas.

Están mucho mejor de un día para otro, por lo que hace que sea una receta perfecta para cuando tenemos invitados y hay que preparar más de un plato.

Espero que te guste.



Nota: Las puedes cocer en mitades o en cuartos, detalle que reduce los tiempos de cocción, pero para presentar las raciones a mi me parece más bonito hacerlas por piezas enteras.


CRÊPES SUZETTE


Lo prometido es deuda. Esta receta sencilla, a la par que glamurosa, la tenía pendiente de postear desde hace mucho, así que sin extenderme más aquí dejo para el disfrute de todos unas exquisitas CRÊPES SUZETTE.



Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes
(receta crêpes dulces aquí)

(para la salsa)
100 g de mantequilla
50 g de azúcar
250 ml de zumo de naranja o mandarina
ralladura de pìel de naranja o mandarina
80 ml de licor de naranja (Cointreau, Grand Marnier u otro triple seco)



Para las crêpes: Preparamos las crêpes tal y como indica la receta y reservamos.

Para la salsa: Ponemos una sartén grande al fuego con la mantequilla hasta que se derrita. Agregamos el azúcar y dejamos que se caramelice. Cuando el caramelo esté doradito incorporamos un poco del zumo de cítrico, la ralladura y un poco de licor. Dejamos al fuego un par de minutos hasta que se reduzca un poco la salsa.

Doblamos las crêpes en dos, formando triágulos, las colocamos en la sartén y damos la vuelta para que se impregnen bien de salsa por ambos lados. Retiramos del calor, vertemos el resto del licor por encima, y con un mechero y muchísimo cuidado flambeamos las crêpes en el momento de presentarlas en la mesa.

Podemos adornarlas con unas tiras de piel de naranja y acompañarlas de una bola de helado de vainilla.


Espero que te guste.


PASTA DE BOCADITO CUBANO


Un clásico de las fiestas de cumpleaños en mi tierra era preparar bocaditos con pasta. Hoy quiero rememorar aquellos años preparando a mis niños una merienda con estos riquísimos panecitos, suaves y esponjosísimos, rellenos con "pasta de bocadito" que es como la conocemos los cubanos.

Nos ponemos el delantal y a disfrutar... 

Ingredientes
250 g de jamón york cortado en dados
3 pimientos de morrón
2 pepinos encurtido
100 g de queso crema Philadelphia
4 cs de mayonesa


Trituramos con minipimer o thermomix los daditos de jamón junto con los pimientos y los pepinos. Mezclamos con la mayonesa y el queso hasta conseguir una pasta homogénea con todos los ingredientes.

Por último, dejamos reposar la pasta en la nevera hasta que vayamos a consumirla.

Espero que te guste.

Nota: Se mantiene en buenas condiciones si guardamos en un recipiente con tapa hermética, hasta una semana en la nevera.

COCIDO DE GARBANZOS


Plato típico de comidas familiares cuando el tiempo sólo invita a potajes y cositas calentitas para recomponernos. Bueno, no sé si he contado ya que cuando vuelvo de vacaciones el primer plato que me gusta hacer, una vez estoy en casa, es el potaje de lentejas; da igual que sea finales de agosto o en pleno febrero. Esas cosas que tiene el "cuchareo" que tanto amor despierta en mí, no puedo evitarlo.

El cocido de garbazos también tiene también ese halo seductor que invita y congrega a toda la familia, alrededor de una mesa, un domingo cualquiera. Lleva en su ADN el posterior disfrute de una  prolongada sobremesa o, en el mejor de los casos, una placentera siesta.

Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes
500 g de garbanzos Pedrosillano
1 hueso de cañada
1 trozo de morcillo o jarrete de ternera
1 trozo de tocino o panceta
 1 muslo entero de gallina
1 chorizo asturiano
1 morcilla asturiana (o moscancia)
2 patatas enteras
2 zanahorias
½ repollo grande
sal

fideos para la sopa



Ponemos en un bol grande suficiente agua templada y un puñado de sal para introducir los garbanzos y dejarlos en remojo toda la noche.

Al día siguiente ponemos en una cazuela amplia la mitad de su capacidad con agua a hervir. Cuando el agua esté caliente agregamos todos los ingredientes menos las verduras. Dejamos cocer a fuego medio, retirando la espuma que se crea en la superficie, removiendo la cazuela sujeta por las asas para evitar dañar los granos de legumbre y agregando más agua si fuera necesario.

Pasada una hora y media, bajamos la intensidad del fuego e incorporamos las patatas y las zanahorias peladas (enteras) junto con el trozo de repollo. Dejamos cocer unos 40 minutos más para apartarlo del calor, no sin antes comprobar que el garbanzo está tierno. Escurrimos el exceso de caldo, dejamos líquido suficiente que cubra la superficie de la olla y, en otra cazuela, preparamos la sopa agregando los fideos al caldo sobrante.

Dejamos reposar finalmente el cocido unos 10 minutos antes de llevarlo a la mesa. Lo podemos presentar en una fuente con el compango incluido o por separado y acompañado de la sopa.

Espero que te guste.

Nota: Puedes utilizar olla express y reducir los tiempos de cocción que pasarían de 2 horas y algo a media hora o poco más. La diferencia se nota en el sabor del plato pero entiendo que ni siempre es domingo ni siempre tenemos tiempo para mimar lo que hacemos en la cocina. A menudo suelo hacer potajes de garbanzos en olla express y quedan la mar de resultones también.


FUSILLI ALLA BOLOGNESE



Este clásico de la gastronomía italiana no requiere presentación. La salsa o ragú alla bolognese vale lo mismo para acompañar estos fusilli como para rellenar unas berenjenas al horno o una lasagna. Requiere tiempo para que la salsa adquiera la consistencia y sabor adecuado pero te aseguro que merece la pena. Puedes prepararla con antelación puesto que se conserva en la nevera bastante bien y así usarla tranquilamente cuando más prisa tienes.

Nos ponemos el delantal y a disfrutar... 

Ingredientes
300 g de carne de ternera molida
100 g de carne de cerdo molida
100 g de tocino en dados pequeños
1 cebolla en brunoise
1 penca de apio cortado en daditos
2 dientes de ajo
2 zanahorias cortadas en dados
aceite de oliva
sal y pimienta
1 vaso de vino tinto
1 lata grande de tomate triturado
1 litro de caldo casero
albahaca fresca

500 g de pasta
suficiente parmesano rallado


Para hacer la salsa primero sofreímos a fuego medio, en una cazuela amplia, la cebolla pelada y cortada en brunoise junto con los daditos de tocino, el ajo, el apio y las zanahorias. Rehogamos bien y añadimos las carnes para que se doren unos pocos minutos. Removemos a menudo para que se separen y se doren uniformemente. 

Incorporamos el vino tinto y subimos el fuego un par de minutos hasta que se evapore el alcohol para acto seguido añadir el tomate triturado y el caldo caliente. Salpimentamos y dejamos cocer una hora o un poco más a fuego bajo, removiendo y comprobando de vez en cuando por si fuera necesario añadir un poco más de caldo. En los últimos minutos me gusta añadir unas hojas de albahaca cortadas finas para luego dejar reposar la salsa antes de mezclar con la pasta.


Cocemos la pasta en suficiente agua salada, siguiendo las indicaciones del fabricante, teniendo cuidado de dejarla al dente. Escurrimos y reservamos un par de cucharadas que incorporamos a la salsa antes de mezlcarla con la pasta. 

Y ya está este espectacular y clásico plato italiano que tantas pasiones levanta. Un buen parmesano rallado por encima, unas hojitas de albahaca y listo. 


Espero que te guste.


PAN DE LECHE


Estos bollitos son ideales para las meriendas de los niños o como tentempie de media mañana para el cole. Rellenos con jamón y queso están deliciosos pero con paté o esta rica pasta de bocadito también.


Facilísimos de hacer, pruébalos y me cuentas.

Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes
170 ml de leche
50 g de mantequilla
70 g de azúcar
1 cs de miel de abejas
25 g de levadura fresca
475 g de harina de fuerza
pizca de sal

huevo y mantequilla para pincelar

Disolvemos la levadura en un par de cucharadas de leche templada. Derretimos la matequilla y mezclamos en un bol amplio con la leche, el azúcar, la miel y la levadura disuelta. Removemos bien e incorporamos la harina de fuerza y la sal. Empezamos a amasar a mano, sobre una superficie lisa y enharinada si no tenemos amasadora, o a máquina con el gancho de amasado, durante unos 15 minutos. Debemos conseguir una masa lisa y elástica que se separe de las paredes del bol.

Extendemos bien la masa y cortamos porciones de 80 gramos aproximadamente formando bolitas.

Precalentamos el horno a 80 ºC. Engrasamos el molde que vamos a utilizar, colocamos las bolitas, dejando espacio entre ellas para que crezcan durante el horneado y pincelamos la superficie de cada una con huevo batido. Introducimos al horno 20 minutos a 80 ºC y 15 minutos más pero a 180 ºC.

Retiramos el molde del horno y con la ayuda de una brocha de cocina pincelamos los bollitos con mantequilla fría para que tomen ese color tan bonito que les caracteriza y también para que se conserven mejor. Dejamos enfriar sobre una rejilla antes de separarlos.

Ya tenemos listos nuestros panecillos para un relleno dulce o salado, o incluso sin relleno están deliciosos.


Espero que te guste.





TARTALETAS DE CREMA MASCARPONE Y FRESAS


Aprovechando que todavía estamos con las fresas invadiendo las fruterías te traigo un postre facilisímo de hacer y tan vistoso que es digno de presentar en cualquier comida con un poco de glamour.

Tenía unas fresas a punto de pasarse de maduras y con ellas hice un poquito de mermelada pero no te preocupes si no quieres complicarte, puedes utilizar mermelada del supermercado, eso sí, de la de mejor calidad, rebajándola con un poquito de agua para que esté más suave.

Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes
1 plancha de hojaldre
250 g de queso mascarpone
300 ml de nata (35% MG)
1 vaina de vainilla
4 cs azúcar glas (un poco más)
mermelada de fresa (preferiblemente casera)
fresas naturales


Abrimos la vaina de vainilla, extraemos las semillas y las dejamos con la nata, infusionando hasta que la vayamos a montar.

Encendemos el horno a 180 ºC. Forramos una bandeja de horno con papel sulfurizado y reservamos.

Extendemos la plancha de hojaldre sobre una superficie limpia y con un cortapastas o sencillamente con un vaso y un cuchillo bien afilado, cortamos circunsferencias tratando de aprovechar al máximo la masa. (En una plancha rectangular salen 12 galletas de unos 8 cm).

Colamos los círculos de hojaldre en la bandeja que tenemos preparada, los pinchamos con un tenedor y cubrimos con otro trozo de papel de horno para colocarle encima otra bandeja que hará presión para que el hojaldre no suba con el horneado inicial.

Introducimos en el horno unos 15 minutos. Sin apagar el horno, retiramos la bandeja y el papel de horno superiores y espolvoreamos un poco de azúcar sobre cada tartaleta para hornearlas unos 10 minutos más. Esto hace que se caramelicen un poco y cojan ese color doradito más apetecible, además que al retir la bandeja superior ahora sí que se inflarán un poco. Apagamos el horno y dejamos enfriar las tartaletas.

Mientras se van horneando las tartaletas podemos adelantar la crema de mascarpone. Para lo que montamos la nata bien fría y cuando tenga un poco de cuerpo agregamos el azúcar glas y seguimos batiendo un poco más, sin pasarnos.

Batimos el queso mascarpone para suavizarlo y poder mezclarlo con más facilidad con la nata montada. Rellenamos una manga pastelera con una boquilla de estrella y dejamos en la nevera hasta el montaje de las tartaletas.

Montaje: Colocamos las tartaletas (una vez estén a temperatura ambiente) y colocamos un poco de crema de queso mascarpone y nata, dejando un agujero para poder echar una cucharadita de mermelada de fresa. Por último, adornamos con unas fresas y una ramita de menta y un poco de azúcar glas.




Espero que te guste.


CASARECCE A LA CARBONARA


Venga que es viernes y encima se avecina un fin de semana de tiempo espectacular!!! Oye, la verdad es que ya era hora porque menudo invierno más prolongado hemos tenido este año. De agua me imagino que este año no nos vamos a quejar,... eso espero.

Bueno, al lío, hoy un plato fácil, rápido y muyyy apetecible siempre. Para mí que soy "cuasi italiana"😉 (en cuanto a gusto culinarios y artísticos se refiere... jeje) esta salsa es de mis preferidas para combinar con una pasta corta.


Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes
500 g de pasta corta
4 yemas de huevo
1 cebolla
panceta o bacon
aceite de oliva
pimienta y sal
parmesano rallado

Cortamos el tocino en tiras y pelamos y cortamos la cebolla en brunoise. 

Introducimos en un bol las yemas de huevo con unos 100 gramos de parmesano recién rallado, salpimentamos y batimos ligeramente para que se mezclen. Reservamos.

Ponemos a hervir en una cazuela suficiente agua salada para cocer la pasta el tiempo que indique el fabricante. (Es importante dejarla "al dente", o sea en ese punto de cocción que al morderla haga cierta resistencia).

En una sartén ponemos un fondo de aceite de oliva y doramos las tiras de tocino, retirándolas a un plato aparte. En la misma sartén, sin retirar esa grasa, sofreímos la cebolla con una pizca de sal y pimienta. Cuando la cebolla esté blanda y comience a dorarse, la mezclamos con el tocino y con la crema de yemas y queso, removemos bien y esperamos a que esté lista la pasta. 

Escurrimos el agua de cocción e inmediatamente mezclamos la pasta con la salsa carbonara. Removemos y llevamos a la mesa sin más dilaciones.

Espolvoreamos un poco de pimienta recién molida y más queso parmesano por encima.

Espero que te guste.


Nota: Es importante que la salsa carbonara esté templada cuando mezclemos con la pasta caliente para que no se cuaje el huevo y quede como un revuelto pegado a ella.

Hay quien mezcla huevo con un poco de nata líquida para hacer la salsa pero la auténtica, dicho por boca de un italiano, sólo lleva yemas, parmesano y panceta.

Consejos elementales para que te salga bien un plato de pasta:

* Nunca eches aceite al agua de cocción que SÍ deberá estar salada.
* Remueve un poco al principio con cuchara de madera y deja hervir sin remover más.
* Cuece la pasta el tiempo que indique el fabricante (al dente) porque al mezclar con la salsa caliente se terminará cociendo otro poco más.
* Nunca refresques la pasta una vez esté cocida.
* La salsa que la acompañará debe estar lista antes que termine la cocción para mezclarla y servirla inmediatamente, sobre todo si son salsas como la carbonara o el pesto que al mezclarse con la pasta hacen que esta pierda temperatura.




COSTILLAS DE CERDO AL HORNO


Esta receta de costillas es una de las preferidas de los domingos en casa. Al peque, que le gusta tanto "roer un hueso", cuando sabe que hay costillas da saltos de alegría, pero es que cuando se sienta a comerlas no para de decir lo buenas que están las patatas,.. jaja Y es que el conjunto adquiere un sabor tan delicioso que merece la pena experimentar e introducir patatas, zanahorias, berenjenas,... lo que prefieras. Eso sí, que no falten las costillas.😉


Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes
1 costillar de cerdo 
4 dientes de ajo
1 cp de pimentón dulce
1 cs de perejil fresco
1 cc de comino en grano
1 cs de salsa de soja
1 cs de salsa worcestershire 
1 cs de kétchup
un chorrito de miel
4 cs de aceite de oliva
romero fresco 
aceite de oliva
sal y pimienta
4 zanahorias frescas (opcional)
4 cebollas moradas (opcional)

patatas fritas en dados grandes

Lo primero que haremos será cortar el costillar separando las costillas a lo largo del hueso. Colocamos las costillas en una fuente honda (apta para el horno) y nos ponemos a preparar el majado con el que dejaremos adobar la carne aproximadamente una hora.

En un mortero introducimos los dientes de ajo pelados con el resto de ingredientes secos (excepto el romero fresco), o sea: el perejil, el pimentón dulce, el comino, un poquito de sal y pimienta. Machacamos todo hasta conseguir una pasta homogénea e incorporamos la cucharada de salsa de soja, la salsa inglesa, el kétchup y un chorrito de miel. Por último, agregamos el aceite de oliva y removemos hasta conseguir que emulsionen los ingredientes de majado. 

Vertemos el adobo bañando todas las costillas y verduras, cortamos las hojas de romero fresco y esparcimos por encima. Dejamos reposar una hora, antes de introducirlas al horno previamente calentado a 200 ºC. Dejamos asar alrededor de unos 45-50 minutos. Eso sí, a mitad de cocción, damos la vuelta a las costillas para que se horneen y doren por ambos lados.

Mientras, vamos pelando y cortando las patatas en trozos gruesos, o si son pequeñas las dejamos enteras. Las freímos un poco en una sartén porque luego se terminan de hacer en el horno junto con las costillas. Es suficiente tiempo para que se hagan las patatas si las incorporamos a la fuente unos 20 minutos antes de retirar las costillas del horno.

Los últimos 10 minutos me gusta darle un golpe fuerte de calor, subiendo la temperatura a 250 ºC o poniendo el gratinador del horno, para que las costillas adquieran ese color "churrascadito" que tan apetecibles las hace.

Las presentamos en la misma fuente de hornear, acompañadas con una buena ensalada de lechuga.

Espero que te guste.


Nota: Es importante que el costillar tenga "chicha,  o lo que es lo mismo, que las costillas no sean escuálidas, que tengan carne que cubra el hueso para que el plato resulte absolutamente adictivo a la vista y sobre todo al paladar.