BRAZO DE GITANO CON MERMELADA DE MORAS Y CHANTILLÍ

By 29 noviembre 2014



Cuando falta poco para que finalice el verano y ya estamos a las puertas del otoño, cuando los niños llevan tantos días jugando y sin rutinas propias de otras épocas del año, no hay nada mejor que proponer ir "a por moras". Aunque seas tú quien termine recolectando, escogiendo y sobre todo, llevándote alguna caricia de las zarzas, está claro que ellos se lo pasarán "pipa".

Este brazo gitano es el resultado de una de esas excursiones. Hecho con moras recolectadas en los alrededores del pueblo donde vivo; aunque ya quedaban pocas, a la vista está que fueron bien aprovechadas. La pena fue que no sobró suficiente mermelada para conservar.

No obstante, las proporciones de la receta que te dejo son suficientes para rellenar e incluso sobrará para aprovechar con tostadas para el desayuno, para meriendas o para alguna salsa más especial. Se puede hacer con moras silvestres que deben tener un color oscuro y muy brillante, desechando las que estén blandas o humedecidas. Las moras en los supermercados suelen ser muy caras, por lo que nunca las compro para hacer mermelada, pero una opción alternativa aceptable es comprarlas congeladas.

Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes

para plancha de bizcocho

ver receta aquí

para la mermelada de moras

500 gr. de moras 
300 gr. de azúcar
½ zumo de limón
1 cáscara de manzana 

para la crema chantillí

500 gr. de nata al 30% de grasa o más
200 gr. de azúcar glas
½ cucharadita de extracto de vainilla


Para hacer la mermelada, limpiamos bien las moras y las dejamos una hora macerando con el azúcar y el zumo de limón. Introducimos en una cazuela con la cáscara de manzana (preferiblemente reineta) y ponemos a cocer a fuego medio durante 30 minutos aproximadamente. Removiendo de vez en cuando para que no se agarre a la cazuela. Suelo retirar la espuma casi al final del proceso, momento que aprovecho para quitar la cáscara de manzana. Si nos gusta más fina la textura, trituramos con una batidora.

Para rellenar el brazo, tenemos que hacer por último la crema chantillí, para lo que tenemos que tener un par de detalles en cuenta. Yo suelo batir la nata en un recipiente de metal y con una batidora manual, aunque tengo kitchenaid. ¿Por qué? pues porque introduzco en el congelador el bol de metal, las barillas y el bote de nata, unos 15 minutos antes de ponerme a ello. Así garantizo que todo estará con la temperatura perfecta para obtener el resultado que quiero. Vertemos la nata fría en el bol y batimos a velocidad media, añadimos la vainilla y el azúcar y seguimos batiendo hasta lograr picos blandos, doble su volumen y deje surcos marcados por las barillas. Cuidado no pasarnos de batido que la nata cuaja y se convierte en mantequilla. En pocos minutos la crema tiene que tener la consistencia adecuada para servir de relleno.

Por último, sacamos el bizcocho de la nevera, lo extendemos y le echamos unas cucharadas de mermelada de moras. Esparcimos bien para que quede todo bien cubierto, dejando sólo sin untar un dedo en el borde por donde vamos a cerrar el brazo. Hacemos lo mismo con la crema. Ayudándonos del paño donde lo teníamos envuelto, vamos enrollando sin apretar demasiado para que no se nos salga el relleno. Cortamos los bordes del bizcocho, para que se vea más bonito y lo colocamos en una fuente alargada con la unión hacia abajo.

Corte del brazo de gitano

Nota: La nata no se conserva bien fuera de la nevera, por lo que una vez relleno el brazo tenemos que mantenerlo en frío hasta el momento de servir. Para presentarlo lo adornamos y espolvoreamos con azúcar glas por encima.

Para conservar la mermelada que nos sobre, esterilizamos unos tarros de cristal (en el lavavajillas o en agua hirviendo durante 15 minutos) los escurrimos y colocamos boca abajo sobre un paño limpio o papel de cocina. Echamos la mermelada aún caliente en cada frasco y cerramos. El vacío lo hago dando la vuelta al bote, dejándolo unas 24 horas. Luego los guardo en un lugar seco, fresco y sin demasiada luz.


También Podría Gustarte

1 comentarios

  1. Tiene muy buena pinta y lo de envolver el bizcocho toda una habilidad por lo delicado que es y que no se te rompa. Rico rico. Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.