ALBÓNDIGAS ESPECIADAS

By 02 febrero 2015


Hoy traigo una receta de albóndigas. Ya sé que hay cientos y todas, o casi todas, riquísimas; pero estas tienen un toque especial, diferente, un tanto exótico, que se lo aporta la combinación de especias.

Hace un par de semanas mi querida, y no menos exótica, amiga Aicha, ha sido mamá de una preciosa parejita de gemelos y quería compartir con ella y con Giorgio, su chico, estas ricas albóndigas. Desde la distancia, Aicha estas albóndigas las he hecho pensando en ti, en que te repongas pronto y que tengas mucha fuerza y toda la ilusión del mundo para disfrutar esta preciosa etapa de vuestras vidas.

Bueno, además de a Aicha hay otra amiga que sé que le gustan estas bolitas de carne especiadas: Tere, también va por ti. Te acuerdas que un día te dije que tendríamos que sacrificar una vaca entera para hacerte una buena cazuela de estas albóndigas... jeje

Nos ponemos el delantal y a disfrutar.

Ingredientes
(para unas 30 albóndigas)

500 g de carne de ternera molida
1 huevo
2 rebanadas de pan de molde
½ vaso de leche
1 c/p jengibre en polvo
1 c/p cilantro en polvo
1 c/p comino molido
½ c/p canela en polvo
sal y pimienta
harina de trigo
aceite de oliva virgen

para la salsa

1 cebolla grande
1 pimiento verde
1 vaso de vino seco
1 c/p de cilantro en polvo
1 c/p de jengibre en polvo
ralladura de nuez moscada
2 c/s nata fresca
sal y pimienta

Remojamos las rebanadas de pan de molde en leche. Ponemos en un bol la carne molida, la salpimentamos y añadimos todas las especias, el huevo y el pan reblandecido. Amasamos bien un par de minutos y dejamos reposar.

Ponemos un poco de harina en un plato y vamos tomando porciones de carne y dando forma redondeada a la vez que pasamos por la harina, teniendo cuidado de eliminar el exceso para que no quede en el fondo de la sartén cuando las friamos. Si vemos que se nos pega mucho la carne en las manos, nos remojamos estas con agua fría y seguimos formando las bolas. Así, hasta que tengamos toda la carne hecha bolitas.

En una sartén ponemos suficiente aceite de oliva para freír las albóndigas. En la medida que se vayan dorando las sacamos y reservamos en un plato.

Cortamos la cebolla y el pimiento en tiras, cogemos una sartén y echamos un poco del aceite de la fritura y añadimos las verduras. Removemos para que se ablanden y no se quemen y añadimos el cilantro, el jengibre, la nuez moscada, la sal y la pimienta. Removemos e incorporamos el vaso de vino, dejamos que se evapore el alcohol. Añadimos la nata fresca y las albóndigas. Rehogamos dejando a fuego suave unos 20 minutos.

Las podemos acompañar de unas patatas fritas, aunque para mi gusto son perfectas con un buen cuenco de arroz blanco. Me encantan y espero que a ti también te gusten.





También Podría Gustarte

0 comentarios

Gracias por dejar tu comentario.