POLLO AL CURRY Y POLENTA CON ESPINACAS

By 05 abril 2015 ,


Llevo tiempo con ganas de preparar una sencilla Polenta o como se dice en mi tierra: un plato de "HARINA", tal cual. Hace unas semanas fuimos de paseo por el mercado que ponen los domingos en un pueblo cercano, en uno de los puestos una señora vendía todo tipo de harinas: de trigo, de centeno, de espelta y voilá... también de maíz. Compré un kilo, con el temor de que no fuera exactamente como la que solía preparar mi madre.


Pensando con qué mezclarla, se me ocurrió algo tan suculento y aromático como un sabroso curry de pollo y verduras. Una combinación sana y estupenda para compartir una comida de domingo en familia.

Nos ponemos el delantal y a disfrutar...


Ingredientes
(para el pollo al curry)
4 muslos de pollo
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
2 cebollas
2 tomates maduros
1 vaso de vino blanco
3 c/p curry
sal y pimienta
aceite de oliva virgen

(para la polenta)
200 g. de harina de maíz
1 ½ litro de agua
1 vaso de leche caliente
25 g. de mantequilla
una manojo de espinacas frescas
sal y pimienta al gusto
parmesano recién rallado

Cortamos las verduras en tiras no muy finas. Echamos un poco de aceite de oliva en una sartén y ponemos las verduras a freír y las salpimentamos. Cuando veamos que la cebolla está tomando un color dorado, añadimos el curry (yo puse 3 cucharaditas pero es cuestión de gustos), el tomate pelado y despepitado cortado en dados pequeños o triturado, como nos guste más. Dejamos cocer unos diez minutos a fuego suave hasta que las verduras estén blandas. Añadimos el vino y dejamos evaporar el alcohol, Incorporamos el curry, removemos y dejamos un par de minutos más. Reservamos.

Limpiamos y secamos los muslos de pollo y los freímos en suficiente aceite. Cuando estén dorados los incorporamos a las verduras. Lo dejamos cocinando unos diez minutos más para que se impregne de los sabores de la salsa, apartamos del fuego y dejamos reposar.


Ahora preparamos la polenta. En una cazuela ponemos el agua a calentar, cuando esté hirviendo añadiremos la harina de maíz, poca a poco, removiendo constantemente con una cuchara de madera para evitar que se nos formen grumos. Incorporamos la mantequilla, el vaso de leche caliente, la sal y la pimienta y seguimos removiendo la mezcla para que no se agarre al fondo de la cazuela. Añadimos las espinacas cortadas en trozos no muy pequeños, manteniendo el fuego bajo removemos unos 3 minutos más y retiramos del calor.


En el momento de servir le añadimos el parmesano rallado y un poco más de pimienta. Está buenísima, además de sana ;-)

Espero que te guste.

Nota: Esta HARINA o Polenta, no tiene mucho que ver con la que prepara mi madre, a la de ella no le hace falta nada más que agua y sal para que sepa a "GLORIA".


También Podría Gustarte

0 comentarios

Gracias por dejar tu comentario.