NATILLAS DE VAINILLA

By 30 agosto 2015



Creo que las natillas es uno de los primeros postres caseros que aprendemos a hacer. Algo tiene que ver la facilidad con que encontramos los ingredientes en nuestras despensas y, sobre todo, que en poco tiempo y con un mínimo esfuerzo conseguimos un resultado que aunque sencillo (y quizá por eso también) nos gusta a todos.

Sin más dilaciones, que tengo que ponerlas a enfriar en la nevera para poder servirlas de postre en la comida.

Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

 Ingredientes
1 litro de leche
cáscara de limón
vaina de vainilla 
6 yemas de huevo
8 c/s de azúcar
2 c/s de maicena

Aromatizamos la leche, poniéndola a fuego medio, con la vaina de vainilla abierta y la cáscara de limón (sin la parte blanca, que ya sabemos que amarga). Cuando hierva la colamos y reservamos.

Ponemos las yemas de huevo en un bol de cristal, incorporamos el azúcar y la maicena y mezclamos hasta conseguir una crema espesa. Añadimos la leche aromatizada, poco a poco en un chorrito constante, y sin parar de batir en un solo sentido, mezclaremos así hasta que veamos todo integrado.

Ponemos la mezcla a baño de maría y con una cuchara de madera removeremos sin parar (siempre en el mismo sentido). Al principio nos creará una espuma suave que poco a poco irá desapareciendo. Seguiremos removiendo hasta que la crema se haga más espesa y ofrezca cierta resistencia al movimiento de la cuchara. La mezcla nunca debemos dejarla hervir, tiene que apartarse del fuego cuando aún esté un poco líquida, ya adquirirá la consistencia propia de las natillas cuando enfríe. 

Separamos del calor, dejamos que se refresque un poco, removemos de vez en cuando para que no se cree una capa en la superficie. Preparamos los vasos, copas o cuencos donde vayamos a disponer las natillas, vertemos una cantidad generosa y espolvoreamos un poco de canela, colocamos unas galletas María o preparamos un merengue con las claras que nos sobraron y las presentamos así.


Las dejamos templar e introducimos en la nevera para que cojan la temperatura, consistencia y sabor ideal.


Las mías aún necesitan tiempo en la nevera, como puedes ver en la foto. Pero quería aprovechar para que el fotógrafo las inmortalizara, lo más rápido posible, antes de ponerme con la comida y claro, no se puede todo... je je... De todas formas te aseguro que templaditas y todo están riquísimas,... a dónde crees que fue a parar esa cucharadita tan mona ;-p



Espero que te gusten.

Nota: Las puedes aromatizar con vainilla, con una rama de canela, con cardamomo,.. Otro día te digo cómo hacerlas de chocolate, mmmm..., superfacilísimas también☺



También Podría Gustarte

0 comentarios

Gracias por dejar tu comentario.