SUSPIRO DE LIMEÑA

By 14 febrero 2016 ,


Me gustan las recetas con historia, que sean buenas... sí, pero si encima traen consigo una anécdota que forje aún más su "pedigrí" y renombre, ya es lo máximo.

El Suspiro de limeña es de esas recetas con lustre; su historia se remonta a principios del siglo XX cuando la esposa del poeta peruano José Gálvez Barrenechea, que tenía fama de gran cocinera, preparó este delicado postre a su esposo y este lo bautizó como "suave y dulce como el suspiro de una mujer".

Celebramos San Valentin, el pinche acaba de dedicarme una preciosa canción del grupo cubano Moneda Dura y como a mí se me da mejor agasajar con comida, le he preparado este delicado y romántico postre. ¡¡¡Feliz San Valentin!!! 


Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes
400 ml de leche evaporada
400 ml de leche condensada
8 yemas de huevos caseros
2 claras de huevos caseros
1 c/s de esencia de vainilla
250 ml de oporto
canela molida (para decorar)

En una cazuela de fondo grueso añadimos la leche evaporada y la condensada, ponemos a fuego lento y con una cuchara de madera removemos hasta conseguir que la mezcla espese de manera que al pasar la cuchara se pueda ver el fondo. No debemos desesperar, lleva su tiempo lograr que la mezcla espese. Retiramos la crema de la fuente de calor y añadimos las yemas y la esencia de vainilla. Removemos bien para conseguir una mezcla homogénea y reservamos en la nevera.

En un cazo pequeño ponemos el oporto y el azúcar a calentar a fuego medio y sin remover dejamos que se forme un almíbar.

En un bol montamos las claras a punto de nieve firme y añadimos el almíbar, poco a poco en forma de hilillo, sin dejar de batir hasta que notemos que la base del bol se enfríe.

Vertemos la crema en copas y adornamos con el merengue de oporto, dando las formas que prefiramos. Espolvoreamos con canela molida y ¡voilá! a suspirar de placer...

Para los más golosos podemos presentarlo en copas de postre un pelin más grandes... jeje
Espero que te guste.


También Podría Gustarte

0 comentarios

Gracias por dejar tu comentario.