TARTA DE CHOCOLATE Y FRESA

By 23 febrero 2016


Esta entrada la tengo pendiente de publicar desde hace justo un año, las horas del día no dan para más. He tenido que rebuscar y consultarla para poder cumplir con los deseos de la "princesa terremoto" que no quería tarta de confitería sino la misma que le había hecho en su sexto cumpleaños. Y como las peticiones de tartas son sagradas y más aún cuando vienen de los peques, aquí está finalmente la receta de la Tarta de chocolate y fresa. Esto tiene pinta de volverse un clásico,... y yo encantada... jeje

Es laboriosa pero no difícil, mucho más trabajoso es explicarla... ja ja. Prueba si quieres a hacerla por tramos, un día los bizcochos (que se pueden conservar en la nevera o en el congelador envueltos en papel film) y en otro momento la crema de mantequilla. Los bizcochos se hacen en nada y quedan muy esponjosos sin demasiado esfuerzo. La crema de mantequilla sí te llevará un pelin más de tiempo, sobre todo el cubrir la tarta con ella y que la cobertura quede lo más lisa y uniforme posible. Claro también dependerá mucho de la practica y/o pericia de la repostera☺.

La receta del buttercream la tomé del libro El rincón de Bea (de la bloguera Bea Roque), donde tiene infinidad de recetas superchulas y donde te explica con detalle todos los recursos para que el resultado de tus horneados sean espectaculares. Te recomiendo que si no puedes hacerte con el libro visites su blog.
 
Bueno, sin más preámbulos, tarta de cumpleaños para la Princesa Judit. Felicidades de nuevo muñeca, que cumplas muchísimos más, igual de preciosa, y que tus sueños se hagan realidad, incluido el de ser veterinaria☺
 
Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes
(para el bizcocho)
2 huevos grandes
120 g de azúcar
170 g de harina
 3 c/s de cacao en polvo (utilizo Valor Puro 70%)
1 c/p de levadura en polvo
1 c/t de bicarbonato sódico
15 cl de sirope de arce
15 cl de leche entera
15 cl de aceite de girasol

(para buttercream de fresa)
claras de 5 huevos
250 g de azúcar
250 g de mantequilla en dados
1 pizca de sal
1 c/p de extracto de vainilla
100 g de fresas naturales trituradas

(para cubierta de chocolate)
100 g de chocolate para fundir
50 g de mantequilla


Precalentamos el horno a 180 ºC. Preparamos dos moldes de 18 cm, engrasamos y ponemos una base de papel sulfurizado.
 
En un bol mezclamos bien los ingredientes secos. Añadimos la leche y el sirope de arce y batimos para que se mezclen bien.
 
Ponemos los huevos, el azúcar y la pizca de sal en un bol y batimos con una batidora eléctrica hasta conseguir una crema esponjosa y bien aireada. Seguimos batiendo, sin parar, añadiendo el aceite en un hilillo por el borde del bol. Incorporamos la mezcla de chocolate, batimos un poco más y vertemos la mezcla en los moldes.
 
Introducimos en el horno y dejamos 25-30 minutos, dependiendo del horno y del molde que utilices. En cualquier caso para asegurarte que ya está listo puedes introducir un palillo y si sale limpio puedes sacar los moldes y dejar enfriar sobre una rejilla.
 
Mientras se hornea el bizcocho podemos adelantar el buttercream. Limpiamos y trituramos las fresas y reservamos. Cortamos la mantequilla en dados y reservamos.
 
Ponemos las claras de huevo y el azúcar en un bol metálico, al baño maría, y batimos con unas varillas eléctricas todo el tiempo hasta que se disuelva el azúcar  (si puedes comprobar la temperatura con un termómetro tiene que alcanzar los 65 ºC). Retiramos del calor y seguimos batiendo unos diez minutos más, hasta conseguir un merengue brillante y consistente. Seguimos batiendo e incorporando los dados de mantequilla, de uno en uno, sin prisas y sin parar de batir. Añadimos la sal, el extracto de vainilla, seguimos batiendo. Agregamos las fresas trituradas y batimos un par de minutos más para que se mezclen bien todos los ingredientes.
 
Para montar la tarta, ponemos una cucharada de crema de mantequilla en la base del plato, retiramos el papel sulfurizado de la base del primer bizcocho y colocamos esa cara hacia arriba. Echamos dos o tres porciones abundantes de buttercream encima, hacemos lo mismo con el segundo bizcocho y lo colocamos sobre la crema, presionando un poco para luego alisar los bordes con una espátula metálica o, en su defecto, puedes apañarte con un cuchillo cebollero usando la parte contraria al filo. Cubrimos con el resto de crema de mantequilla y fresa, primero la parte superior de la tarta y luego los laterales, alisando con la ayuda de la espátula, limpiándola cada poco con agua caliente para que al pasarla por la crema esta se ablande y quede bien lisa. Metemos una media hora en la nevera para que la crema compacte y se endurezca.
 
Ponemos la mantequilla y el chocolate troceado a fundir, a temperatura baja para que no se nos pegue al fondo, removemos y cuando esté derretido separamos del calor y dejamos templar. Sacamos la tarta de la nevera y vertemos el chocolate por encima. Con ayuda de la espátula alisamos la superficie superior de la tarta dejando que el chocolate se escurra por los laterales. Dejamos enfriar y adornamos con nata montada y unas fresas, con unas brochetas con banderitas como en la foto o como te diga tu imaginación.
 
Espero que te guste.
 
 Nota: Cuando cubro la tarta con la crema de mantequilla suelo hacerlo por tandas, doy una primera capa e introduzco en la nevera para que se endurezca y cuando le doy la segunda capa de crema cubre mucho más fácil y mejor.

Te dejo una foto de la tarta de ayer, que no pude inmortalizar como mandan los cánones jiji Tomé esta foto con el móvil, de prisa y corriendo, pero quería dejar constancia.
 
Foto hecha con el móvil, había poco tiempo para atrezzos

 

También Podría Gustarte

2 comentarios

  1. Te aseguro que la buena pinta de la foto no llama a engaños, o eso me dijeron los que la degustaron jeje. Un besin Jeza.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.