FABES CON ALMEJAS

By 13 noviembre 2016


Hoy es domingo y el día está para quedar en casita, con mantita en el sofá, una buena peli... mmm... planazo total!!!!

Uno de mis compis ha tenido la gentileza de regalarme esta semana medio kilo de unas hermosas fabes cultivadas en su huerta y he pensado que era buena ocasión para preparar uno de esos platos que hacen de Asturias referencia gastronómica obligada: FABES CON ALMEJAS.

Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes
½ kg de fabes asturianas
1 cebolla
1 rama de perejil
 500 g de almejas 
3 dientes de ajo
2 cs de perejil fresco
aceite de oliva virgen extra
1 vaso de vino blanco 
sal



Ponemos "les fabes" en remojo, en agua de buena calidad (mínimo 24 horas).

Al día siguiente, una vez hayan "triplicado su tamaño original" las ponemos a fuego medio-alto, en una cazuela ancha, con el agua del remojo y un poco más para que las cubran bien, acompañadas de la cebolla pelada pero entera y la rama de perejil fresco. Cuando empiece a hervir, retiramos la espuma con un cucharón, bajamos un poco la intensidad del fuego y dejamos hirviendo hasta que se ablanden. De vez en cuando tenemos que añadir un poco más de agua fría y remover con muchísimo cariño, sin introducir ningún utensilio dentro de la cazuela, sino sosteniendo ésta por las asas y haciendo suaves movimientos circulares.

Mientras se ablandan les fabes, ponemos las almejas en un cuenco con suficiente agua salada, para que expurguen toda la arena. Preparamos un majado con los dientes de ajo, las cucharadas de perejil fresco y la sal. Incorporamos el vino blanco al majado y reservamos. 

Ponemos al fuego una sartén o cazuela baja, echamos un chorro generoso de aceite de oliva e introducimos las almejas limpias (desechando las que estén rotas), removemos y añadimos el majado con el vino. Dejamos un par de minutos hasta que se abran todas las almejas y verificamos y desechamos aquella que permaneciera cerrada. En este punto, con les fabes blandas, retiramos la cebolla y el perejil y pasamos por un colador, presionando e incorporando un cucharón del agua de cocción para que dejen todo su sabor a las almejas.

Por último, incorporamos las almejas a les fabes y dejamos a fuego suave un par de minutos para que se integren todos los sabores. Rectificamos el punto de sal, apagamos y dejamos reposar al menos una hora.



Espero que te guste.

Nota: Es importante tratarlas con sumo cuidado, sobre todo cuando incorporemos las almejas, para que no se partan les fabes. Ganan muchísimo con el reposo, el caldo pasa a coger una consistencia mucho más espesa y con un sabor a mar más intenso. En la foto no se aprecia bien porque quería que se viera el tamaño real que suele alcanzar una buena faba asturiana pero el caldo quedó espectacular, de sabor y de textura muy cremosa.



También Podría Gustarte

0 comentarios

Gracias por dejar tu comentario.