BARRITAS ENERGÉTICAS

By 12 marzo 2017



En vísperas de otoño y en cuanto se acerca la primavera me siento un poco ploff... sin apenas fuerza, es como si las pilas se me agotaran por tanta actividad en verano y el invierno me consumiera toda la energía. Sé que a muchos nos ocurre lo mismo y por eso traigo una receta que siempre aporta un chute de energía y encima está riquísima.

Las barritas energéticas me parecen una estupenda alternativa para picar entre horas, son sanas, económicas y muy fáciles de hacer. Cuando las pruebes te preguntarás cómo ha sido posible que compraras alguna vez esos insípidos y aburridos snacks que se comercializan.

Hazla con los frutos que sean de tu agrado, combínalas a tu antojo, échale imaginación y nada o muy poquito azúcar y ya verás qué delicia. Compártelas con tus compañeros de trabajo, haz unos paquetitos así de chulos y regálalas a tus amigas, ya verás cómo te lo agradecerán.

Nos ponemos el delantal y a disfrutar...
Ingredientes
50 g nueces sin cáscara
50 g de almendras crudas
50 g de avellanas
60 g de higos secos
60 g de orejones de albaricoque
60 g de uvas pasas sin hueso
160 g de dátiles deshuesados
2 cs de avena
2 cs de semillas de sésamo
virutas de chocolate negro
aceite de girasol (para untar el molde)



Cogemos un molde pequeño de 20 x 20 cm y lo untamos con un poco de aceite de girasol, todo el fondo y los laterales. Reservamos.

Pasamos a preparar la masa, para ello primero trituramos los frutos secos con la ayuda de un robot de cocina y los colocamos en un bol grande donde mezclaremos luego todos los ingredientes.

Trituramos las frutas pasas hasta conseguir una pasta pegajosa y las introducimos en el bol. Añadimos las cucharadas de avena, el sésamo y las virutas de chocolate negro.

Con la ayuda de la espátula mezclamos bien hasta lograr una mezcla bien cohesionada, tanto que al tomar una porción en las manos podamos hacer una pequeña bola sin que se nos pegue demasiado en las manos. Volcamos la mezcla en el molde, presionamos con las manos para que se asiente bien y no queden huecos de aire. Nivelamos la superficie y dejamos reposar un par de horas. Desmoldamos dando la vuelta al molde sobre una tabla de madera y dando un golpe seco. Con un cuchillo bien afilado y un poco humedecido cortamos la placa en tantas porciones como deseemos. 

Ya tenemos un delicioso tentempié o aperitivo saludable para tomar entre horas. Eso sí, no es conveniente hacer mucha cantidad porque pierden frescura con relativa rapidez. Lo mejor es guardarlas envueltas en papel sulfurizado o en un bol de cierre hermético.


Espero que te guste.

Nota: Si ves que la mezcla está un poco seca y no compacta, puedes triturar un poco más de frutas pasas que son las que sirven de amalgama o si prefieres también puedes añadirle un par de cucharadas de miel. Por el contrario, si cuando desmoldes la placa  ves que está muy tierna debes dejarla a temperatura ambiente un rato para que se seque y compacte un poco más.


También Podría Gustarte

0 comentarios

Gracias por dejar tu comentario.