VERDINAS CON CHIPIRONES

By 02 abril 2018


Estamos en el mes de abril pero aquí en el norte seguimos con unas temperaturas propias del invierno. No sé hasta cuándo durará esto pero como a mal tiempo buena mesa, nosotros a lo nuestro,... a guisar platos de cuchara, calentitos y nutritivos de esos que dan gusto al cuerpo y al alma...

Venimos con otro clásico de la cocina asturiana: les fabes verdinas. Estas legumbres pequeñitas de sabor suave, textura cremosa y color verde esmeralda son muy apreciadas en Asturias y en Galicia, sobre todo para prepararlas con mariscos con los que combinan de maravilla. 

Puedes prepararlas en olla de presión, dando una primera cocción de poco tiempo y traspasando a otra cazuela para terminar la cocción con todo el conjunto, o directamente prepararlas en una cazuela ancha y baja desde el principio. Esta ultima opción se notará en el sabor.

Te cuento cómo hacerlas más rapidito porque sé que vamos a mil por hora todos los días.

Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes
500 g de fabes verdinas
400 g de chipirones
1 cebolla
1 hoja de laurel
4 dientes de ajo
perejil fresco
aceite de oliva virgen extra
sal

Ponemos las verdinas en remojo la noche anterior para que se hidraten bien.

Las introducimos en la olla de presión, cubrimos con agua aproximadamente un dedo por encima de las legumbres. Añadimos dos dientes de ajo pelados, la hoja de laurel, la cebolla, una pizca de sal y un chorro de aceite de oliva virgen extra. Cerramos la olla y ponemos al fuego unos 15 minutos, contando a partir de que la válvula empiece a sonar, luego pasamos las verdinas a una cazuela baja y ancha para continuar su cocción a fuego suave. Mucho cuidado que no se nos rompan en el trasvase que son muy delicadas.

En una sartén grande echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y doramos ligeramente los otros dos dientes de ajo cortados en láminas. Subimos el fuego e incorporamos los chipirones limpios salteándolos bien antes de incorporarles la sal y el perejil fresco cortado muy fino. Incorporamos el salteado a la cazuela y dejamos que se cocinen juntos unos 10 minutitos o hasta que comprobemos que las verdinas están blandas. Comprobamos también el punto de sal y, por último, dejamos reposar otros 10 minutos para que los sabores "aposenten".

Servimos en una fuente o en platos individuales con un chorrito generoso de aceite de oliva en crudo por encima y listo. 


Por descontado, al día siguiente estarán aún más buenas si cabe.

Espero que te guste.

También Podría Gustarte

0 comentarios

Gracias por dejar tu comentario.