COSTILLAS DE CERDO AL HORNO

By 10 junio 2018


Esta receta de costillas es una de las preferidas de los domingos en casa. Al peque, que le gusta tanto "roer un hueso", cuando sabe que hay costillas da saltos de alegría, pero es que cuando se sienta a comerlas no para de decir lo buenas que están las patatas,.. jaja Y es que el conjunto adquiere un sabor tan delicioso que merece la pena experimentar e introducir patatas, zanahorias, berenjenas,... lo que prefieras. Eso sí, que no falten las costillas.😉


Nos ponemos el delantal y a disfrutar...

Ingredientes
1 costillar de cerdo 
4 dientes de ajo
1 cp de pimentón dulce
1 cs de perejil fresco
1 cc de comino en grano
1 cs de salsa de soja
1 cs de salsa worcestershire 
1 cs de kétchup
un chorrito de miel
4 cs de aceite de oliva
romero fresco 
aceite de oliva
sal y pimienta
4 zanahorias frescas (opcional)
4 cebollas moradas (opcional)

patatas fritas en dados grandes

Lo primero que haremos será cortar el costillar separando las costillas a lo largo del hueso. Colocamos las costillas en una fuente honda (apta para el horno) y nos ponemos a preparar el majado con el que dejaremos adobar la carne aproximadamente una hora.

En un mortero introducimos los dientes de ajo pelados con el resto de ingredientes secos (excepto el romero fresco), o sea: el perejil, el pimentón dulce, el comino, un poquito de sal y pimienta. Machacamos todo hasta conseguir una pasta homogénea e incorporamos la cucharada de salsa de soja, la salsa inglesa, el kétchup y un chorrito de miel. Por último, agregamos el aceite de oliva y removemos hasta conseguir que emulsionen los ingredientes de majado. 

Vertemos el adobo bañando todas las costillas y verduras, cortamos las hojas de romero fresco y esparcimos por encima. Dejamos reposar una hora, antes de introducirlas al horno previamente calentado a 200 ºC. Dejamos asar alrededor de unos 45-50 minutos. Eso sí, a mitad de cocción, damos la vuelta a las costillas para que se horneen y doren por ambos lados.

Mientras, vamos pelando y cortando las patatas en trozos gruesos, o si son pequeñas las dejamos enteras. Las freímos un poco en una sartén porque luego se terminan de hacer en el horno junto con las costillas. Es suficiente tiempo para que se hagan las patatas si las incorporamos a la fuente unos 20 minutos antes de retirar las costillas del horno.

Los últimos 10 minutos me gusta darle un golpe fuerte de calor, subiendo la temperatura a 250 ºC o poniendo el gratinador del horno, para que las costillas adquieran ese color "churrascadito" que tan apetecibles las hace.

Las presentamos en la misma fuente de hornear, acompañadas con una buena ensalada de lechuga.

Espero que te guste.


Nota: Es importante que el costillar tenga "chicha,  o lo que es lo mismo, que las costillas no sean escuálidas, que tengan carne que cubra el hueso para que el plato resulte absolutamente adictivo a la vista y sobre todo al paladar.




También Podría Gustarte

0 comentarios

Gracias por dejar tu comentario.